Andrés Iniesta celebrando el gol que daba la victoria a la selección española en la final del Mundial. Fuente: El País.

La selección española de fútbol consiguió escribir en Sudáfrica la página más gloriosa del fútbol español: alzarse con la Copa del Mundo. Analizar cuáles han sido los factores de éxito no es nada fácil. Aún así en las siguientes líneas explicaré cuáles pueden ser las semillas del éxito:

1. Cambio en la idea de fútbol. Durante mucho tiempo se hacia mención a la “furia” como mejor definición del fútbol de la selección española. Para el fútbol de ataque y posesión de balón, ni Clemente ni Camacho eran un referente claro en este sentido. Desde la llegada al banquillo de Luis Aragonés, la forma de jugar del equipo cambió de forma clara. La apuesta por los “jugones”, jugadores como Xavi, Iniesta, Silva, Cesc o Villa han permitido hacer un juego donde la posesión de balón es el arma principal para ganar al adversario. En esta línea de juego, el estilo del Barça ha servido para que la selección se haga partícipe de esa idea y los resultados conseguidos en los últimos años sean inmejorables: Eurocopa (2008) y Mundial (2010).  La conexión entre Busquets, Xavi e Iniesta en el medio del campo, la infranqueable pareja de centrales formada por Puyol y Piqué y la capacidad goleadora de Torres y Villa hacen de la selección un referente en el fútbol mundial. A todos estos grandes jugadores hay que sumar la de su capitán: Iker Casillas. A pesar de los debates en la portería causados por la llegada de Victor Valdés, Iker ha vuelto a demostrar una vez más que pasará a la historia como uno de los mejores porteros del mundo. Su contribución a los éxitos del equipo ha sido clave. Además, no puede haber mejor capitán que él.

2. Del Bosque. El entrenador salmantino ha dado continuidad al juego de la selección. Es un persona coherente, sensata y con gran experiencia en tratar con este tipo de futbolistas. La gestión que hace del grupo está fuera de cualquier duda.

3. Categorías inferiores. El trabajo que durante muchos años se ha realizado en los equipos inferiores ha dado sus frutos. A muchos de los jugadores de la selección sub-21 o sub-19 les espera un futuro prometedor. En esta lista podemos incluir a jugadores de una grandísima calidad: Canales, Thiago, De Gea, Muniain o Bojan son buenos ejemplos.

4. Factor Humano. Cuando Andrés Iniesta marcó el gol que daba la victoria a la selección en la final del mundial hizó un gesto para la historia. Justo después de marcar el gol más importante de su carrera, Andrés pudo dedicar el gol a su familia, a Fuentealbilla o a toda España. Pero no lo hizo, se sacó su camiseta exaltado por la felicidad y pudimos leer un mensaje escrito para que todo el mundo viera de que persona se acordaba: Dani Jarque. Amigos íntimos desde que coincidieron en las categorías inferiores de Barça y Espanyol, su pérdida fue un golpe durísimo para él. Este hecho demuestra que los jugadores de la selección carecen de egoísmo. Buen ejemplo de ello son que jugadores campeones del mundo como Javi Martínez o Mata han decidido jugar con la selección sub-21 sin ningún problema. En cada partido defienden valores como la humildad, el sacrificio, la solidaridad con sus compañeros y el respeto por el rival. Valores que aún los hacen ser más campeones y más idolatrados por toda su afición.