Etiquetas

,

Su destino viene marcado por los colores blaugrana. Empezó a jugar en el equipo japonés del FC Miyagi Barcelona. Shinji Kagawa había nacido en Kobem, concretamente en Tarumi-ku, hace 21 años escasos. Menudo, inquieto, muy rápido y con gol, no tardó en ser captado por los técnicos del Cerezo Osaka, uno de los equipos grandes del inicio de la J League, pero que, entonces, estaba en segunda división. Metió la nada despreciable cifra de 27 goles en 47 partidos.

La ascensión de este futbolista ha sido prodigiosa. Ahora es ya titular indiscutible de Japón. Alberto Zaccheroni, nuevo técnico nipón confía en él, tal como se vio en el partido ante la Argentina de Leo Messi, en el que fue uno de los destacados.En cambio, Takhesi Okada no le incluyó en la lista de 23 japoneses que disputaron la fase final de la Copa del Mundo en Sudáfrica. Curiosamente, había debutado antes con Japón en la Kirin Cup jugando ante Costa de Marfil y no lo hizo nada mal.

Shinji siempre ha tenido un ídolo y trata de parecerse a él dentro y fuera del campo. Se trata de Andrés Iniesta. Tiene vídeos del barcelonista y quiere emularle en su juego. Si Don Andrés sentía esa debilidad por Michael Laudrup, Kagawa la tiene con el barcelonista. Si se fijan en los partidos del Borussia Dortmund verán como a Shinji le encanta hacer la ‘croqueta’ del manchego que heredó del crack danés. Shinji juega, como Iniesta en el centro del campo, pero en muchas ocasiones también ejerce de falso extremo zurdo por necesidades del equipo. Se siente a gusto en ambas posiciones.

En el Cerezo Osaka hizo una gran temporada y fue básico para que su equipo volviera a la J League, la primera categoría japonesa. Fue entonces cuando el director director técnico del Borussia Dortmund, Michael Zorc, apostó por él. Muchos vieron allí una simple operación de marketing para abrir mercado en Japón, para emular al rival directo, el Schalke 04, que había fichado a Atsuto Uchida. Pagaron por Kagawa 350.000 euros. En lo que va de Bundesliga ya lo ha amortizado. Le metió dos golazos al Schalke, uno al Wolfsburg y otro al Sant Pauli. Su debut en Europa League lo celebró con dos goles frente al Qarabag Agdam de Azerbayán.

Tras destacar en las divisiones inferiores, donde jugó en el Sub 20 y en la Olímpica en Pekín 2008, ingresó en el equipo absoluto. Su mejor partido fue ante Paraguay en septiembre pasado, donde metió un golazo. Shinji Kagawa es uno de los nuevos valores del fútbol de Japón que más ha progresado en los últimos años.

Fuente: elmundodeportivo