Etiquetas

, , ,

La selección brasileña ha vencido en la última semana sus dos partidos amistosos ante Irán (0-3) y Ucrania (2-0). De forma sorprendente, el barcelonista Dani Alves ha marcado en ambos partidos.

La destitución de Dunga en el pasado mundial, después del fiasco ante Holanda, supuso la llegada al banquillo de Mano Menezes, entrenador con amplia experiencia en el fútbol brasileño. La prensa del país fue muy crítica con el juego desplegado por la ‘canarinha’ de Dunga. Durante el mundial no apostó por el fútbol vistoso y de toque que nos tenía acostumbrados años atrás. En cambio, apostó primero por la seguridad defensiva, en jugadores como Felipe Melo o Gilberto Silva y sobretodo en un Kaká que no había jugado su mejor temporada con el Real Madrid. Todo la fantasía del equipo se limitaba -que no era poca- en Robinho y en los goles de Luis Fabiano.

En estos dos amistosos Menezes ha dado oportunidad a los nuevos valores brasileños que no fueron llamados al Mundial: Coutinho, Giuliano, Sandro y Wesley. Además se ha confiado otra vez en el milanista Pato -en mi opinión fue un error no llevarlo al Mundial- y en jugadores con un futuro prometedor como pueden ser Thiago Silva o Nilmar -pichichi de la liga con 5 goles-.

Brasil celebrará el próximo Mundial en 2014. Parece que Menezes quiere preparar un equipo jóven, con carácter pero sobretodo que vuelva a recuperar la esencia del juego de ataque de la ‘canarinha’. Veremos cuáles son sus resultados.

Anuncios