Etiquetas

, ,

Lo admito. Xavi Hernández, junto al gran Andrés Iniesta, es uno de mis jugadores favoritos. El cerebro del Barça y de la selección española. Con ambos equipos Xavi ha ganado todos los títulos posibles. Pero le falta uno: el balón de oro. Sí, es verdad, no tiene el tirón mediático ni de Messi ni de Cristiano Ronaldo, no marca tantos goles ni graba tantos anuncios pero es fundamental para el juego de toque y creación del Barça y de la selección.

Iniesta no es Xavi. Cesc tampoco lo es. Ni el joven Thiago creo que se le parezca en un futuro. Xavi tiene el don de manejar el partido allí donde más le conviene. Sabe el momento justo para aumentar la velocidad del balón, para ayudar al compañero, para ver al mejor jugador desmarcado…

Mi opinión es que no hay un jugador en el fútbol actual que reúna las condiciones futbolísticas del jugador de Terrassa. Como he apuntado antes, Iniesta y Cesc son jugadores diferentes, llevan dentro un alma más atacante, con más fantasía, aunque también tienen el ADN Barça. Xavi es el dueño del medio del campo. Controla el ritmo de partido. Cuando está bien, el equipo lo nota, y mucho.

Ya ha cumplido 30 años y es muy importante que Guardiola sepa dosificar sus esfuerzos. ¿Cuántos partidos ha jugado Xavi cada temporada desde que ganó la Eurocopa con España? ¿50? ¿60? Una barbaridad. Ahora ha sufrido las consecuencias de jugar tantos partidos en forma de lesión. Pero todo el mundo en Can Barça sabe que el juego del Barça pasa por Xavi.

Xavi sólo hay uno. Con sus virtudes y defectos. Pero con todo lo que ha dado al múndo del fútbol a lo largo de todos estos años seria imperdonable que no ganara el balón de oro. Se lo merece más que nadie.