Etiquetas

,

Partido loco en San Siro entre el Milan y el Real Madrid (2-2). Primera parte de claro dominio de los hombres de Mourinho que dispusieron de muchísimas ocasiones para marcar más de un gol. Pero no fue hasta los últimos minutos de la primera parte cuando un pase genial de Di María permitió a su compatriota Higuaín batir por bajo a Abbiati.

En la segunda parte continuó el dominio del conjunto blanco ante un Milan desconocido, Ronaldinho no apareció en casi ninguna jugada, la defensa milanista aguantaba como podía los ataques del Madrid y Gattuso era el único que corría y corría sin cansarse. Pero el revulsivo del Milan estaba en el banquillo: Inzaghi. El veterano delantero italiano empató gracias a un error de Casillas después de un pase de Ibra. Y pocos minutos después y en claro fuera de juego volvía a batir a Casillas.

En ese momento, la locura se adueño de San Siro. Nadie podía imaginar que después del nefasto partido de su equipo pudiese ir ganando al Madrid. Pero así era. Hasta que reaccionó Mourinho con cambios ofensivos. Cambió a Pepe -falló también en el primer gol de Inzaghi- y sacó a Pedro León y también a Benzema, los nuevos ‘proscritos’ del técnico portugués. Y precisamente en tiempo de descuento un pase del francés en el área pequeña fue rematado por Pedro León al fondo de las mallas. Empate en el último minuto.

No se que me sorprende más, si la irrupción de Inzaghi como salvador del Milan con 2 goles o las dificultades del Madrid para no finiquitar un partido que podía haber resuelto en la primera parte. ¿Así es el fútbol, no?

A pesar del empate, el Madrid es líder en solitario de su grupo de la Champions con 10 puntos y ya está clasificado para octavos de final.

Anuncios