Etiquetas

,

El Real Madrid repitió su clásica victoria de cada temporada en el derbi. En la última década la mayoría se han desarrollado con el mismo guión. Arranque con la sexta marcha puesta del Real Madrid, goles tempraneros y un quiero y no puedo del Atlético. El equipo de Quique Flores dio la cara, falló varias ocasiones y puso en aprietos a su rival en algunos tramos de partido. Pero resulta que su vecino está a años luz. En concreto, a doce puntos de ventaja en diez jornadas.

El equipo merengue salió excitado al campo. El Atlético no le fue a la zaga, pero el tanto inicial le dejó noqueado. Carvalho, tras una posible falta de Xabi Alonso sobre Reyes, se incorporó al ataque, quedándole franco el remate tras rechazar en Ujfalusi la asistencia de Di María. El portugués, ante De Gea, definió con la serenidad de un ‘nueve’. El tanto hirió al Atlético. El equipo de Mourinho olió la sangre y, cual tiburón, se abalanzó sobre ella. Higuaín la tuvo, pero fue Özil quien convirtió el segundo transformando una falta lateral en la que De Gea hizo la estatua.

El cuadro colchonero, poco a poco, se fue asentando en el partido y no se entregó pese al resultado. Forlán lo intentó, Agüero provocó un penalti por mano de Xabi Alonso que el colegiado no vio y, Reyes, sobre todo Reyes, probó desde larga distancia a Casillas. El andaluz, con su verticalidad, provocó que Xabi Alonso y Khedira bascularan constantemente para ayudar a Marcelo.

En la reanudación Higuaín y Forlán, con dos impresionantes voleas, se toparon con el poste. Luego Özil falló un mano a mano y el Atlético dio réplica con un centro-chut de Agüero y otro disparo lejano de Reyes. Fueron las últimas aproximaciones del Atlético que, entonces sí, cedió terreno. El Madrid buscó el tercero en ocasiones de Marcelo, Sergio Ramos y Benzema. Pero el marcador no se movió. Fue el clásico derbi.

Fuente: sportyou.es