Etiquetas

,

Cuando Felix Magath sacó del terreno de juego a Raúl en el minuto 79, el público de Gelserkichen se levantó para despedirle con una gran ovación. La criticada estrella acababa de sacar al Schalke de la crisis con un esplendoroso hat-trick.

El ex madridista Metzelder inició la goleada de la tarde con un cabezazo, la pelota tocó en el travesaño, rebotó en la espalda del portero Tim Wiese y acabó en la red. Corría el minuto 22. Hasta entonces Raúl, que estuvo muy presente en el mediocampo luchando sin descanso, dispuso de una ocasión al ganar un duelo aéreo al gigante Mertesacker, pero el balón salió por poco.

Al filo del descanso Raúl anotó el decisivo 2-0, un gol de pillo y de gran valor psicológico para el equipo. El portero del Bremen despejó un tiro de Edu y el 7, rápido de reflejos, no perdonó. Pero el espectáculo aún no había terminado. En el 56 Farfán centró a Huntelaar, Mertesacker despejó mal y Raúl volvió a demostrar olfato de gol anotando el 3-0.

La calidad del ariete quedó demostrada en el 4-0, un gol en su más puro estilo. Jensen perdió el cuero en el área y Raúl aprovechó para enviar una soberbia vaselina con la derecha que dejó boquiabierto a Wiese. La gran clase de Raúl hizo exclamar al comentarista de televisión: ¡Raúl trae brillo a la Bundesliga! Haciendo gala de su modestia, el ex madridista dedicó los tres goles al increíble público de Schalke.

Ahora, el Bremen se queda sumido en el más profundo caos, mientras que el Schalke ratifica la tendencia al alza y abandona el puesto de relegación ascendiendo a la décimo cuarta plaza.

Fuente: As.com