Etiquetas

, , , , ,

El Liverpool amargó el debut de Fernando Torres como jugador del Chelsea. Los ‘reds’ vencieron en Stamford Bridge (0-1) gracias a un gol de Meireles, que llegó tres minutos después de que el español abandonara el terreno de juego, sustituido por Kalou. La defensa del Chelsea, y sobre todo su portero, Cech, colaboraron en el gol. Torres tuvo un debut discreto. Gozó de una ocasión que desbarató Carragher lanzándose al suelo y estuvo poco acertado.

El partido fue decepcionante, en especial por parte del Chelsea. El de Ancelotti fue el más previsible de los equipos. Essien, Mikel y Lampard no supieron darle continuidad al juego, romper una línea. Tampoco mezclaron bien Anelka, Drogba y Torres. El Chelsea se lo puso demasiado fácil al Liverpool, que tuvo claro lo que debía hacer en Stamford Bridge. No fue bello lo que hizo el Liverpool, pero al menos tuvo un plan. Defendió con orden, pero no se metió demasiado atrás. No renunció al contraataque y amenazó más a Cech que el Chelsea a Reina.

Después de todo el dinero gastado en las últimas temporadas, al Chelsea le falta un centrocampista que aclare el panorama. Essien es una fuerza de la naturaleza, pero no es el más dotado para la creación, Obi Mikel está sobrevalorado y a Lampard le pesan los años, aunque ese es un problema general del Chelsea. El cuadro de Ancelotti es un equipo decadente, por más que todavía pueda ser competitivo. En su debut, Torres apenas encontró situaciones favorables, aunque tampoco él estuvo acertado.

El Liverpool, al que tampoco le sobra fútbol, va emitiendo algunas señales positivas. Sin Torres, Kuyt jugó solo en punta y Gerrard, Meireles y Maxi se descolgaron cada vez que pudieron. El mejor de todos fue Gerrard, que en cada aparición sacó algo. De un centro chut suyo salió la mejor ocasión de la primera parte. Maxi Rodríguez apareció por el segundo palo y con la portería vacía estrelló su remate en el larguero. El Chelsea, mientras, caía una y otra vez en la red del Liverpool. Torres tuvo la suya tras un robo de Drogba, que metió un buen balón interior al español. Parecía una cita con Reina, pero apareció Carragher para lanzarse al suelo y rechazar el disparo.

Fue lo último peligroso que hizo Torres, que no estuvo cómodo. Cuando bajó a recibir perdió la pelota y apenas apareció en situaciones de remate. Habrá que ver cómo se adapta a jugar junto a Anelka y Drogba. Potencialmente parece una gran delantera, pero si los tres buscan lo mismo tendrán problemas. La segunda parte fue un calco de la primera. El Chelsea gozó de la posesión, pero no del ingenio y la creatividad para romper las líneas del Liverpool, muy cómodo en Stamford Bridge.

El partido no cambiaba ni a tiros, por lo que Ancelotti decidió mover ficha y retiró a Torres por Kalou. Quien encontró el gol, sin embargo, no fue el Chelsea, sino el Liverpool. Gerrard llegó hasta la línea de fondo, sacó un centro, Cech dudó e hizo dudar a su defensa. Ese balón era suyo, pero no lo atrapó. La pelota llegó al segundo palo y Meireles no perdonó. Los últimos veinte minutos fueron un ejercicio de impotencia del Chelsea, para regocijo de los aficionados del Liverpool, cuyos cánticos y pancartas tenían un destinatario claro: Fernando Torres. El ‘Niño’ recibió la primera en la frente: derrotado en su debut contra su ex equipo.

Fuente: Marca.com