Etiquetas

, ,

El añorado sabor de una eliminatoria europea adormiló un partido que desde el principio presentaba un claro favorito. Esa previa, sin embargo, no inmutó al Real Madrid (2-0) en sus primeros minutos, que comenzó el encuentro a un ritmo altísimo y golpeó a su rival hasta marcar la diferencia. Las pocas alternativas que presentó el Levante allanaron el sendero de un camino que ya se imaginaba fácilmente transitable desde que Di María volvió a entonar su mejor discurso. El argentino desequilibró el partido con diversas acciones individuales y destacó como hacía semanas que no ocurría. Los goles merengues cayeron por inercia mientras que los granotas no sólo fueron vulnerables e inferiores sino que nunca tuvieron respuesta alguna.

El once de los blancos ya evidenciaban el cercano duelo frente al Olympique de Lyon en Champions League. No entraron ni Özil ni Adebayor de inicio para dar paso y continuidad a Kaka y Benzema. Mourinho recurrió a la pareja formada por Khedira y Lass para dar respiro a un Xabi Alonso necesario y contextual. Sin necesidad de crear el juego desde la base, el Real Madrid controló el choque de principio a fin. El balón llegó a tres cuartos con una facilidad pasmosa, lugar en el que recibían Kaka y Cristiano Ronaldo, que ampliaba su círculo de actuación al terreno centro-izquierda del ataque. No se pueden sacar demasiadas conclusiones de un encuentro que no tuvo historia, cuyo argumento y desenlace quedaron definidos pasados los primeros diez minutos, momento en el que Benzema hizo el primero tras una jugada personal de Di María.

El Real Madrid no se vio amenazado en ningún momento. El Levante evidenció todas sus carencias ofensivas y se limitó a limar cada llegada de los blancos, cada ataque feroz comandado por Di María, y cada remate de Cristiano Ronaldo. Al filo del descanso, Carvalho remató una falta sacada por Ronaldo para hacer el segundo y cerrar un resultado que ya no se movió en la segunda mitad. El resto del partido fue un sesteo constante que sirvió para recordar la proximidad del partido de Lyon, para demostrar su sabido poderío en liga y para acercarse un paso más al Barcelona, a falta de que estos jueguen contra el Athletic Club. Un nuevo paso adelante en la temporada que, sin ser notorio y costoso, es necesario para seguir aspirando a los objetivos marcados.

Fuente: sportyou.es

Anuncios