Etiquetas

, , ,

Un Real Madrid atascado de inicio renació en la segunda parte para sacar un buen resultado de Lyon. Gerland es campo maldito para el equipo blanco, no así para Benzema, que besó el santo nada más entrar. Parecía tenerlo sentenciado el Madrid, pero en una falta lateral, a diez minutos del final, Gomis dio vida a la eliminatoria. Fue en un partido con un guión inesperado. Los chicos de José Mourinho no supieron por dónde meter mano al Lyon, un equipo muy ordenado, agresivo, siempre atento para la anticipación, muy concentrado, poco propenso a cometer errores. Un rival muy serio al fin y al cabo. Alineaba el Real Madrid a su equipo de gala, con Arbeloa en lugar de Marcelo. Pero sus piezas clave no aparecieron. Sin la brújula de Xabi Alonso al mando, tampoco hubo espacios para que Cristiano, Özil o Di María corrieran y sembraran el pánico. El Madrid estuvo maniatado en la primera mitad, tenía más tiempo la posesión, pero sin acercarse al área contraria.

El Lyon, con una línea de cuatro centrocampistas por delante de Toulalan, congestionó el centro del campo. Resultaba una hazaña superar combinando esa telaraña planteada por Puel. El equipo francés llevó el partido a su terreno, a un duelo físico. Con Delgado y Bastos muy incisivos en las bandas daba más sensación de peligro, si bien no consiguió crear ocasiones claras. Sólo Gomis, tras un mal despeje de Casillas, rozó el gol para los franceses. El registro ofensivo del Real Madrid se resumía en dos disparos lejanos de Di María y Cristiano. En la reanudación sí puso el equipo blanco en serios aprietos a Lloris. Una falta lateral botada por Cristiano y un cabezazo de Sergio Ramos se estrellaron con la madera. Avisos que frenaron el buen estado de ánimo con el que se retiró a vestuarios el equipo francés.

El Lyon dio un paso atrás y el Madrid se empezó a sentir más cómodo. Cristiano lo probó de nuevo de falta, pero Gourcuff sacó las manos dentro del área. Entró entonces Benzema por Adebayor, y el francés fue profeta en su tierra. Nada más entrar, robó un balón en la banda izquierda, se lo entregó a Özil, que recortó y se la dio a Cristiano. El portugués se la devolvió a Benzema a la primera, dejó atrás a dos rivales y remató mientras se escurría. El balón se coló por debajo de las piernas de Lloris y Cris no pudo evitar que entrara.

Con el 0-1 quedó noqueado el Lyon, mientras el Real Madrid se protegía con Lass y Marcelo. Parecía que la eliminatoria viajaría encarrilada a la capital de España. Apenas había presencia en las áreas, Casillas vivía mucho más tranquilo que en la primera parte, pero en una falta lateral, el Lyon equilibró el duelo. Cris ganó el salto con Xabi Alonso y puso el balón en el corazón del área. Allí esperaba Gomis, habilitado porque Ramos se había quedado enganchado. Y el delantero, titular por la ausencia de Lisandro, remató con el interior. Al final, ninguno de los dos quedó insatisfecho con el empate. El Lyon, porque sigue con opciones ante su todopoderoso rival. El Real Madrid, porque estuvo más incómodo de lo esperado. Tuvo que aparecer Benzema para apaciguar los fantasmas de una ronda y de un feudo maldito. A él sí le gusta Gerland.

Fuente: sportyou.es