Etiquetas

, , , , , , ,

El Inter de Milán podrá seguir defendiendo su corona de campeón de Europa. El equipo que entrena Leonardo, contra las cuerdas casi toda la noche, remontó un 2-1 al Bayern de Múnich y se impuso no sólo en el partido (2-3), sino también en la eliminatoria. En el partido de ida, los alemanes se impusieron 0-1. Si en el partido de ida fue Mario Gómez el que marcó en el último suspiro, Samuel Eto’o tardó solo cuatro minutos en nivelar la eliminatoria. El camerunés arrancó en posición dudosa, remató mal pero logró colar la pelota bajo las piernas del portero Kraft.

Las reminiscencias del partido de San Siro no acabaron ahí. A los 20 minutos, el portero Julio César volvió a rechazar de mala manera un disparo que no fue capaz de blocar. Su disparo, como tres semanas antes, llegó a pies de Mario Gómez, que de espaldas a la porteria improvisó un disparo por encima de Julio César, que había abandonado el marco para intentar alcanzar la pelota y subsanar su fallo. Diez minutos más tarde, Müller recogió en el área un mal despeje de Lucio tras un pase de Robben y, con clase y seguridad, puso el segundo de los locales.

Antes del descanso, el Bayern dispuso de dos magníficas ocasiones para aumentar su renta. La primera, en un mano a mano de Ribery con Julio César que el francés no supo resolver. La segunda, tras un remate de Mario Gómez que, tras recorrer en paralelo la línea de gol, fue despejada por Ranocchia en lucha con Müller. El delantero alemán llegó a taponar el rechace, que se estrelló en el poste.

El marcador no se volvió a mover hasta el ecuador de la segunda mitad, cuando Wesley Sneijder conectó un disparo cruzado desde la frontal que sorprendió a Kraft y puso la clasificación de los italianos a un solo tanto de distancia. Ranocchia estuvo a punto de marcar justo después y Pandev, a la media vuelta desde la media luna del área, dispuso de otra magnífica ocasión que se marchó alta por poco. Sneijder, a diez del final, dispuso de un gran disparo, que sin embargo se estrelló en su propio compañero Pandev. Fue el macedonio, precisamente, quien aprovechó un grave error de Breno y llegando clavó el balón en la escuadra de Kraft.

Fuente: sportyou.es

Anuncios