Etiquetas

, , , ,

España logró una merecida victoria por dos goles a uno ante la República Checa en el estadio Los Cármenes de Granada. Los de Del Bosque fueron absolutos dominadores del partido desde el pitido inicial, pero se mostraron negados de cara a portería durante los primeros cuarenta y cinco minutos y se marcharon al descanso por debajo en el marcador tras el gol conseguido por Plasil en el único disparo a puerta de los visitantes en el primer asalto. En la segunda mitad llegó la justa remontada de los campeones del mundo con dos goles logrados por David Villa y que sirven al asturiano para coronarse como máximo goleador de la historia de la selección española con 46 dianas. La ‘Roja’ se enfrentará el próximo martes a Lituania en un partido que puede dejar encarrilada la clasificación para la próxima Eurocopa de Polonia y Ucrania.

La Selección recibió la visita de la República Checa en Granada con respeto. Prueba de ello fue el once inicial que puso en liza Vicente Del Bosque, el mismo que ganó a Holanda en la final del Mundial a excepción de los lesionados Puyol y Pedro. El madridista Arbeloa y el sevillista Jesús Navas ocuparon sus puestos. El rival, 31º clasificado en el ranking FIFA, seguía siendo el principal oponente de la ‘Roja’ en el grupo a pesar de la derrota sufrida en Lituania. Los tres puntos conseguidos en Los Cármenes sirven para continuar con la racha del seleccionador español, que no se ha dejado ni un solo punto en una fase de clasificación y posibilita dar descanso a varios jugadores en el próximo encuentro. El partido número 100 de Xavi y el asalto al récord goleador de Raúl por parte de Villa fueron otros de los alicientes de un choque que desató la locura en la ciudad de la Alhambra.

La ‘Roja’ comenzó dominando el encuentro desde el pitido inicial. En los cinco primeros minutos de juego los de Del Bosque probaron hasta en tres ocasiones a Petr Cech y lograron embotellar en su área a un rival que no inquietaba nada en las salidas y que dejó muy solo en ataque a Baros. Así España pudo adelantar la defensa con el objetivo de la recuperación fácil del balón ante una República Checa que evidenció sus problemas para llegar con efectivos al ataque. La Selección se mostró muy precisa en la posesión y la distribución del balón ante un equipo que decidió ceder totalmente la iniciativa a los de Del Bosque desde el comienzo. Únicamente la falta de profundidad de España evitó que la campeona del mundo abriera la lata de los goles antes de lo que lo hizo.

La República Checa mostró una actitud muy defensiva basada en un buen posicionamiento sobre el terreno de juego y la disciplina táctica. Con eso le resultó suficiente para aguantar las embestidas de una España que bajó el ritmo bastante y facilitó la disposición defensiva de su rival. A la ‘Roja’ no le bastó el monopolio que ejerció sobre el balón ante las dos líneas defensivas muy juntas dispuestas por Bilek. Justo antes de la media hora de juego, David Villa disparó al muñeco a bocajarro cuando se encontraba en una inmejorable posición tras recibir un pase de Arbeloa desde la banda derecha. Una jugada sin peligro aparente sirvió a la República Checa para abrir el marcador contra todo pronóstico en su primer disparo a puerta. La estirada de Casillas no tuvo efecto alguno ante el duro y lejano disparo de Plasil que besó la red de la meta española tras impactar en el palo izquierdo.

Tras el descanso, España volvió al césped del estadio Los Cármenes con Torres, sin Xabi Alonso y con el objetivo de hacer olvidar la impotencia sufrida durante la primera mitad y convertir su apabullante dominio de la pelota en ocasiones de peligro que a su vez debían terminar en goles de forma obligatoria. La República Checa continuó con la misma idea ultradefensiva que tuvo desde el comienzo del choque y que acentuó tras el gol de Plasil. España no lograba crear el ritmo de juego propicio para tener opciones de nivelar la balanza en el marcador, los minutos se consumían como una exhalación y Vicente del Bosque continuó moviendo fichas desde el banquillo para cambiar la peligrosa dinámica en la que entró el encuentro. La entrada de Cazorla en lugar de Capdevila dejó muy claro que España no cesaba en su idea de seguir asediando la portería de Cech.

Un pase de Iniesta desde la banda izquierda al que no llegó por milímetros Sergio Ramos fue la primera ocasión clara para la Selección en la segunda mitad. Los de Del Bosque comenzaron a intensificar de nuevo sus jugadas de ataque y acto seguido gozó de dos nuevas oportunidades por medio de Villa e Iniesta. El gol de la ‘Roja’ era cuestión de tiempo y el empate llegó a algo más de veinte minutos del final por medio de Villa. El propio jugador asturiano, que se coronó como máximo goleador de la historia de la selección española superando a Raúl, logró marcar el segundo de los suyos tan sólo tres minutos después al transformar un claro penalti cometido por Rezek sobre Iniesta. España logró derribar la resistencia checa y consiguió un botín que mereció por ganas, dominio, juego y ocasiones. La ‘Roja’ viajará a Lituania para disputar el próximo martes un encuentro que puede servirle para dejar encarrilada la clasificación para la próxima Eurocopa que se disputará en Polonia y Ucrania.

Fuente: As.com