Etiquetas

, , , ,

Se cumplió mi pronóstico y el primer partido del “playoff” entre Barça y Real Madrid acabó en empate (1-1). Mis conclusiones una vez jugado el partido son las siguientes:

1. La alineación inicial de Mourinho fue sobretodo sorprendente. A 8 puntos del líder, el portugués decidió dejar en el banquillo a Özil y juntar en el medio del campo al trivote Xabi Alonso-Pepe-Khedira. Ninguno de los dos equipos hizo un gran partido, pero la imagen del Madrid en el primer tiempo fue la de un equipo pequeño y ramplón, que se cierra atrás con 9 hombres tras el balón sabiendo que es misión imposible quitárselo al Barça. El Madrid cuenta con muchos más recursos que los vistos ayer para hacerle daño al Barça. Queda por ver como planteará Mourinho la final de Copa pero ayer dejó entrever varias pistas.

2. Otra vez Messi. Marcó el gol de penalti pero dió sensación de peligro en todas las jugadas que participó. Parar al mejor jugador del mundo es tarea difícil y ayer volvió a quedar demostrado.

3. El Barça tuvo que sentenciar el partido con el 0-1. Tras la lesión de Puyol, el conjunto de Guardiola debió cerrar el partido. El Madrid nunca se rinde y aprovechó un penalti dudoso sobre Marcelo para empatar.

4. Villa necesita marcar. El ‘guaje’ vive del gol y ya lleva mucho partidos sin ver puerta. Lucha como el que más y provocó el penalti pero el equipo necesita sus goles.

5. Cristiano por fin marcó su primer gol al Barça tras varios encuentros sin hacerlo. Sigue sin convencerme su rendimiento en este tipo de partidos. Peligroso en el lanzamiento de faltas pero poco más.

Lo mejor: Me gusta que el estilo de juego del Barça no cambie nunca, sea cuál sea el rival que tiene enfrente. La vuelta de Puyol es una garantía para el resto de compañeros. La liga está más cerca.

Lo peor: Las quejas de Morinho tras la expulsión de Albiol. El discurso victimista del portugués pierde sentido cada partido que pasa  y menos tras ver las jugadas polémicas. Cada vez habla menos de fútbol y sí de protestas, arbitrajes y calendarios que benefician al máximo rival. Una institución tan grande como el Madrid no se merece tener un entrenador así. Gane títulos o no.

Anuncios