Etiquetas

,

Interesante reflexión de Rubén Uría en su artículo “Guapo y Rico” sobre las famosas palabras de Cristiano Ronaldo:

[…] Otra vez siete a la espalda y ego del diez: “Me abuchean mucho porque soy rico, soy guapo y soy muy bueno. Me tienen envidia”. Haciendo gala de una sorprendente facilidad para no levantar la vista de su propio ombligo, Cristiano volvió a confirmar su naturaleza de niño consentido y vanidoso. Firma autógrafos en los aeropuertos, pero desata odio y no admiración. Dice lo que piensa, pero no piensa lo que dice. En su diccionario partiular, confunde sinceridad y prepotencia.  Quizá porque cree que en su musculosa carrocería no hay lugar para la autocrítica. El de Madeira no piensa que Casillas también es guapo, rico y muy bueno, pero nadie le abuchea. A Cristiano le pitan porque le encanta encararse con los contrarios, porque desafía al prójimo mandándole callar y porque no sabe perder. Le abuchean porque dice que es “feliz” cuando siente “el odio en los ojos de los hinchas” y cuando dice que es “el primer, el segundo y el tercer mejor jugador del mundo”. A rebufo de Mou, número uno de los gases verbales, CR7 también saca matrícula de honor en cuestiones de egolatría, porque los iguales se reconocen. De hecho, si la humildad persiguiera a Cristiano, nunca le alcanzaría, porque él es mucho más rápido. Aunque sea guapo y rico […].

Anuncios