Etiquetas

, , , , , , ,

Extraordinario partido el vivido ayer en la Catedral del fútbol español entre Athletic y Barça (2-2). Por ocasiones, goles, polémicas e intensidad fue uno de los mejores partidos de lo que llevamos de liga, a pesar de la intensa lluvia que cayó durante todo el encuentro. Frente a frente, Bielsa y Guardiola, dos entrenadores obsesionados por el fútbol.

Marcelo Bielsa está consiguiendo partido tras partido que el Athletic se adueñe de los valores y principios que quiere transmitir el técnico argentino: presión asfixiante, intensidad, agresividad, juego profundo por bandas, etc. Situó nuevamente a Javi Martínez como central y en el medio del campo juntó a Ander Herrera, Muniaín, De Marcos y Susaeta, jugadores asociativos y con marcado carácter ofensivo. Arriba Llorente como único punta, vivió un auténtico duelo con Piqué y Mascherano.

Por parte del Barça, Guardiola nos sorprendió nuevamente con la incorporación de Adriano como extremo, acompañando a Cesc jugando de falso ‘9’ aunque se movió por todas las zonas de ataque y de Leo Messi. Villa se quedó en el banquillo y Xavi e Iniesta volvieron al once titular.

El primer gol del partido llegó en el minuto 20. Su autor, Ander Herrera tras un magistral disparo desde fuera del área en el que Valdés no pudo hacer nada. Adiós a su imbatibilidad tras casi 800 minutos sin recibir ningún gol. El Barça siguió jugando igual y 4 minutos más tarde Cesc empató de cabeza tras un fenomenal centro de Abidal desde la banda izquierda. Mención a parte se merece el de Arenys. Completó una primera parte excepcional, apareciendo por todo el frente de ataque y marcando un gol de cabeza al más puro estilo inglés.

El Athletic continuó presionando muy arriba, complicando la salida de balón del Barça.  Al mismo tiempo no abusaba del pelotazo. Desgaste físico mayúsculo para los hombres de Bielsa. El Barça, fiel a su estilo intentó marcar el segundo antes del descanso ya que dispuso de varias oportunidades que  no materializó.

En la seguda parte, el encuentro siguió con la misma intensidad y velocidad. La lluvia no cesaba y muchas partes del campo estaban encharcadas. El Barça dispuso de más ocasiones, una de Iniesta clarísima, pero fue el Athletic quién se adelantó de nuevo. El origen del gol, una errónea cesión de Mascherano a Valdés que acabó en córner. En el saque de esquina, y tras un rebote entre Abidal, Llorente y finalmente Piqué que introducía el balón en su propia portería.

Tocaba remontada. Guardiola, especialista en leer partidos antes que nadie, sacó a Piqué y metió a Thiago. Más control de balón. Antes se había incorporado Villa. Siempre muriendo con una misma idea hasta el último suspiro. Ese es el estilo del Barça de Guardiola reconocible en todos sus partidos. Y gracias a ese estilo, Messi empató en el último minuto gracias a un error de la defensa bilbaína logrando así su primer gol fuera del Camp Nou. El crack argentino sigue Pichichi con 14 goles, uno más que Cristiano Ronaldo.

Muy elogiable el planteamiento atrevido de Bielsa. Trató de tú a tú al Barça, con unas armas muy parecidas y tuvo cerca la victoria final. El Athletic apostó fuerte por el técnico argentino y está empezando a recoger los frutos.

Con este épico empate el Barça sigue segundo en el campeonato, a tres puntos del Real Madrid, líder tras una nueva goleada (7-1) a Osasuna. La lectura negativa del encuentro, es que el conjunto blaugrana a pesar de seguir invicto, ha empatado su tercer partido como visitante (ante Real Sociedad, Valencia y Athletic).

En las siguientes líneas, algunos de los artículos publicados sobre este magnífico partido:

Martí Perarnau: ‘Quedará en la memoria del fútbol…’

Santi Nolla (Mundo Deportivo): ‘Messi siempre está’

Lobo Carrasco (Mundo Deportivo): ‘El Barça no pudo controlar ritmo ni juego’

Lluís Mascaró (Sport): ‘Monumento en La Catedral’

Ramón Besa (El País): ‘La mirada de Guardiola’

Diarios de Fútbol: ‘Misa Mayor en La Catedral’