Etiquetas

, ,

Karim Benzema llegó al Real Madrid en el verano de 2009 como uno de los delanteros con mayor futuro de la toda la europa futbolística. A pesar de su juventud, era el jugador estrella del equipo que le vió nacer, el Olympique Lyonnais, con el que debutó con 17 años. Su ídolo de la infancia, un brasileño llamado Ronaldo.

Su fichaje lo gestionó personalmente Florentino Pérez que pagó más de 35 millones de euros por contar con el francés entre sus filas. Sus inicios en el conjunto blanco no fueron fáciles, como la de muchos jugadores. Tuvo que convivir con la competencia de un gran delantero como Higuaín y la de un Bernabéu al que no le convencía su rendimiento. Su aclimatación fue difícil y se puso varias veces en duda su comportamiento fuera del terreno de juego. En su primera temporada marcó 9 goles en 33 partidos.

La llegada de Mourinho al banquillo del Bernabéu cambió la mentalidad y el rendimiento del francés. El mejor ejemplo de ello, la famosa frase del portugués: “Si no está el perro tendré que salir con el gato” . Únicamente hay que revisar sus numeros para entender su evolución: 48 partidos jugados entre Liga, Copa y Champions y un total de 26 goles. Con el inicio de esta nueva temporada, Benzema ha alcanzado su mejor estado de forma desde que llegó en 2009. Fue el mejor jugador en la Supercopa de España ante el Barça y si continua con sus registros goleadores superará su mejor marca goleadora vestido de blanco.

Más allá de los goles, las sensaciones que desprende Benzema en el campo son las de un gran jugador. Un futbolista en mayúsculas. Es mucho más que un delantero. El francés es de esos jugadores que hacen mejor a los que le rodean. Es un goleador pero en la mayoría de jugadas del equipo su participación es básica, gracias a su continua movilidad, visión de juego y forma de entender el juego de ataque.

El próximo verano se disputará en Polonia y Ucrania la Eurocopa 2012. En el recuerdo queda el fracaso estrepitoso de la selección francesa en el último Mundial en que Domenech cometió el grave error de no convocar a Benzema. Ahora los goles del ‘9’ son la mayor esperanza de Lauren Blanc para que los ‘bleus’ vuelvan a recuperar el prestigio perdido.