Etiquetas

,

Alfredo Relaño, creador del “villarato”, en su sección de As:

Fuente: El País

Bien mirado, el Madrid está bastante bien. Escapado en la Liga con cinco puntos de ventaja, reciente goleador del Athletic. Brillante octavofinalista en la Champions. En la Copa ha perdido el partido de ida de octavos con el Barça por 1-2, cosa que no es ideal pero tampoco una catástrofe. Pero todo eso se derrumba porque el ego de Mourinho sufre. Sufre porque ni la afición ni los jugadores están satisfechos con salir acobardados ante el Barça y se lo hacen ver. Los jugadores de palabra y la afición con música de viento. Y Mourinho desliza que se va, que piensa saltar del Madrid como Schettino del Costa Concordia.

Ya lo amenazó el año pasado por estas fechas. Todo quedó en hacerse el interesante, en dar la murria para que echaran a Valdano, que le estorbaba. Ya sin él se vio más libre para hacer cosas como traer un comodín por treinta millones (de su mismo agente) y un muchacho apellidado Mendes con el que no le ha importado ponerse en evidencia. Como manager ha dado un cante serio. Como entrenador sigue siendo excelente, salvo cuando choca con el Barça, que le desborda. Lleva el 5-0 grabado a fuego en la frente y se lo ve cada vez que se afeita. Como esas cicatrices de espejo de los toreros.”

Continuar leyendo >>>

Ramón Trecet en Marca.com:

“La parte oscura del carácter de Mourinho no le permite admitir que comete errores. No le permite alabar el evidente buen juego del contrario, porque ha cometido el ‘error’ de ganarle. A lo largo de esos siete partidos contra el Barcelona, no ha dicho nunca que el Barcelona ha jugado bien o ha jugado mejor o que no ha sabido buscar. 

Mourinho no quiere que sus jugadores sean amigos de sus compañeros en la selección, aunque esos jugadores contrarios hayan vivido con los suyos la experiencia única de ser campeones del mundo. 

Mourinho no alaba al ‘enemigo’ nunca y equidistantemente, no critica nunca al ‘amigo’.

Por tanto Pepe no será criticado nunca. Haga lo que haga. 

Ni Messi alabado nunca.

Es infantil, pero es.

¿Quienes son los ‘amigos’ de Mourinho? Pues está claro. Los que están por encima de cualquier crítica pública por su parte. 

Cuando alguien queda absolutamente expuesto ante la opinión pública global, en una època en la que cada acción pueder ser inmediatamente vista por todo el mundo, la protección del presunto implicado es imposible. Pepe pisa a Messi e inmediatamente lo comenta Rooney en twitter.”

Continuar leyendo >>>