Etiquetas

, , ,

Desde la llegada de Diego Pablo Simeone al banquillo del Atlético de Madrid los resultados hablan por sí solos: 4 victorias y 3 empates, invicto y con un único gol en contra. Ayer ganó con garantías en su visita a Roma para enfrentarse al Lazio (1-3) en la Europa League con Adrián y Falcao como jugadores más destacados. Sobretodo el español que está rindiendo de forma sobresaliente y está llamando con fuerza a las puertas de la selección. Ironías del destino, Gregorio Manzano contaba con la misma plantilla que dispone ahora el técnico argentino, pero las sensaciones que desprende el equipo son muy diferentes.

Simeone, amplio conocedor de cómo funciona el club madrileño y convertido en icono por la afición del Manzanares, ha cambiado la imagen del equipo. Impregnado de su carácter ganador y luchador, ha mejorado sus prestaciones en línea defensiva (1 sólo tanto encajado), el gran punto débil colchonero durante las últimas temporadas. Es más sólido y cuenta con mayor equilibrio. Además cuenta con un conjunto de jugadores con mucha calidad y talento, especialmente en la parte ofensiva: Adrián, Diego, Arda Turan y su máximo goleador, Falcao. El colombiano está cumpliendo con las expectativas que había generado su fichaje a base de goles, después de ser considerado por muchos como el mejor delantero centro europeo de la pasada temporada.

En pocas semanas, el Atlético deberá enfrentarse a Barça y Real Madrid, dos grandes desafíos que deberá superar para seguir creciendo.  El máximo objetivo liguero para Simeone ha de ser clasificar al club en las primeras cuatro posiciones para poder disputar la próxima Champions League y seguir avanzando eliminatorias en la Europa League, donde es uno de los máximos favoritos para llevarse el torneo junto a United, City y Valencia.