Etiquetas

, ,

1. Agotamiento físico y mental. Guardiola entiende y vive el fútbol como nadie. Lo vive hasta la extenuación y trabaja con un total compromiso, hacia sus jugadores y hacia su afición. Esa forma de trabajar implica un desgaste físico y sobretodo mental importantísimo. La presión y la exigencia es máxima. Pep lo ha sufrido y sólo hay que fijarse en su imagen antes y después de llegar al  banquillo azulgrana.

2. Los capitulos trágicos de Abidal y Tito Vilanova. Las enfermedades sufridas por Abidal, al que Guardiola tiene un aprecio especial y la de su mano derecha en el banquillo pueden haber tenido peso en su decisión. Poco se ha hablado del importante papel de Tito, siempre al lado de Guardiola, su amigo y máximo confidente.

3. Toma de decisiones importantes sobre la plantilla. Cuando Guardiola aterrizó en el Camp Nou en 2008 tomó su primera decisión sin titubear. Ronaldinho, Deco y Eto’o no entraban en sus planes. Fin a la autocomplacencia que permitió Rijkaard. 4 años después, varios jugadores pueden tener su futuro lejos del Camp Nou si llega una buena oferta, como Dani Alves o Keita, mientras que Puyol y Xavi están en la recta final de sus carreras. Guardiola siempre ha defendido a sus jugadores en público, demostrando su confianza en ellos. Un líder espiritual en el que todos creían. Es obvio pensar que el de Santpedor se vea incapaz de tomar decisiones drásticas en unos jugadores que lo han dado todo por él y por su club.

4. Rosell y la directiva. El mandato de Sandro Rosell desde que llegó a la presidencia ha tenido más sombras que luces. En más de una ocasión, Guardiola se ha extralimitado en sus funciones para defender al club de agresiones externas (casos de dopaje, acusaciones de Mourinho…), cuando ese papel debería haber recaído en la directiva. La falta de feeling entre Rosell y Guardiola es latente des del primer día y Pep estará siempre agradecido al presidente que confió en él en el momento oportuno, Joan Laporta. No le ha gustado nada las disputas entre las dos directivas cuando el club es el que ha de estar por encima de todo. Empieza el primer día de verdad en la gestión de Sandro Rosell.

5. La sombra de Guardiola en el Barcelona será alargada. También lo será en el fútbol mundial. Deja una sensación de orfandad absoluta en el barcelonismo. Michels, Menotti, Sacchi, Valdano, Cruyff. Cambiaron y modernizaron la manera de jugar, de entender el fútbol. Él también ha contribuido en ello por lo que su legado estará siempre presente. En junio de 2011, la prestigiosa revista Newsweek dedicaba la portada a un Guardiola manteado por sus jugadores. Muchas frases deja en el recuerdo pero me queda con una. La que pronunció antes de la prórroga del Mundial de Clubes de 2009, en Abu Dabi: “Ya sois los mejores si no ganáis, pero si ganáis seréis eternos”. El Barça de Guardiola será eterno porqué, más allá de los títulos conseguidos, ha hecho disfrutar a todos los aficionados de la belleza del fútbol. Empieza una nueva etapa. Gracias, Pep.